Visita la ciudad con audioguía

Roissy-en-France te confía sus secretos

Vamos a tomarnos nuestro tiempo, un momento para hacer un gran descubrimiento sorprendente y útil. Descubrir un lugar atípico y funcional. Todos los pueblos tienen su historia y Roissy ha conseguido mantener la suya. Sin embargo, la verdadera localidad agrícola de origen galorromano ha resistido la expansión del aeropuerto. Un rincón lleno de humanidad donde cada testimonio del pasado ha quedado protegido y conservado con especial esmero.

 
Le parc de la mairie
El parque del Ayuntamiento
Le village
El pueblo
Le village
El pueblo
Le village
El pueblo
Punto de información turística Terminal 1
 

¿Por qué una audioguía?

Descubre paso a paso la historia de esta localidad auténtica y atípica... Escucha cómo es Roissy-en-France, su iglesia, su castillo, su parque, sus habitantes...
En dieciocho etapas conocerás los vestigios, el castillo, la iglesia de Saint-Eloi y la historia de este pueblo que ha pasado de utilizar el arado a estar la era supersónica en tan solo 20 años.

Aquí podrás escuchar algunos extractos de la visita haciendo clic en los siguientes vídeos.

Duración: entre 1 hora y 1 hora y media
Idiomas: francés-inglés-español
Precio: 1 € (consigna alquiler audioguía: la Oficina de Turismo solicitará un documento de identidad como prenda).

Descargar el documento "Visite audio-guidée à Roissy-en-France". Fichier PDF (430 ko).

 

Escucha algunos extractos de nuestra audioguía...

 

 

Leyenda

Un poco de historia

A finales de los años 50, los responsables de Aéroports de París ya preveían con acierto el considerable aumento del tráfico aéreo y la rápida saturación de las plataformas de Bourget y Orly. Comenzaba a vislumbrarse la construcción de un nuevo aeropuerto.

En 1964, Roissy era un pueblo de la región de Pays de France de 1.250 habitantes donde el 95 % de la tierra era todavía agrícola.

Entre 1960 y 1970 los habitantes de Roissy vivirán una auténtica pesadilla.

Con la prohibición imperante de construir, la localidad se fue despoblando. Durante varios años, los habitantes estarán sumidos en la mayor de las incertidumbres. Muy pocas personas hubieran imaginado que la futura construcción del aeropuerto supondría una increíble revolución económica a escala local y regional.

Mediante el decreto del 13 de enero de 1964, el Gobierno decidió construir un nuevo aeropuerto.
Su ubicación estará en los terrenos agrícolas de la región de Pays de France, a 20 kilómetros al noreste de la capital. Las obras también traerán consigo sus molestias: con la llegada de la maquinaria de construcción y el considerable deterioro que se ocasionará en las calles (camiones, barrizales, rotura de canalizaciones...) la única forma para acceder a la obra era atravesando el pueblo.

El 13 de marzo de 1974, tras varios años de obras, el municipio vivió la inauguración y la puesta en servicio del aeropuerto Charles-de-Gaulle, el mayor de Europa en superficie. Su construcción a comienzos del año 1968, cambiará en profundidad el aspecto del municipio. Se utilizaron 800 hectáreas de las 1400 hectáreas totales del territorio municipal. La perspectiva de las molestias acústicas provocó que se prohibiese construir viviendas nuevas en medio del campo que pudiesen amenazar la propia existencia de la localidad a medio plazo.

Roissy se encuentra frente a su destino: ya no es ese pueblo del medio del campo, sino un lugar que busca una nueva identidad.

Aquellas incertidumbres que pesaban sobre su futuro eran un motivo suficiente para minar las iniciativas. Su entorno se había trastocado por completo y, para mayor asombro, los habitantes del pueblo se dieron cuenta enseguida de que la vida podía ser posible con su nuevo vecino. Tras esta afortunada decisión, solo quedaba volver a llenar de esperanza y a impulsar el dinamismo de su población.

Aquel año nadie se hubiera imaginado que el nombre de este pueblo lo pronunciarían personas de todas las nacionalidades y de todos los continentes, destino: Roissy Charles de Gaulle.
En 1976, un año y medio después de la inauguración del aeropuerto, abría sus puertas el primer hotel en el n° 1 de la nueva calle allée du Verger. Nacía una nueva era económica. Se abrían nuevas posibilidades, aunque con las correspondientes dificultades que se tendrían que superar.

En 1977, este hecho llevó a la nueva municipalidad, dirigida por André Toulouse (alcalde de Roissy-en-France) a tomar algunas medidas:
-Obtener de manera prioritaria un POS (Plan de Ocupación del Suelo), un programa inmobiliario de cien viviendas para el centro de la ciudad, lo que permitiría dotar al pueblo de un tramo urbano más coherente.

-El entorno menos salubre se fue eliminando de manera progresiva para proporcionar unas viviendas decentes a los antiguos operarios del campo. Estas construcciones suponían una reestructuración del acceso y del suministro de agua potable del pueblo: se realizó una nueva perforación en 1978 y al año siguiente ya estaba en funcionamiento.

En 1980, se creó el complejo deportivo de Tournelles que se ha ido mejorando con el tiempo.

Por último, el equipo municipal motivó la rehabilitación del antiguo edificio y se encargó de solicitar subvenciones públicas, para incitar a los propietarios a que renovasen la localidad, pero conservando su carácter auténtico.

Signo de renovación, la primera licencia de construcción que se concedió desde 1964 fue en 1979.

En octubre de 1996, se inauguró el centro cultural de l'Orangerie.

En 2003, la Municipalidad abre la Oficina de Turismo para dar a conocer el dinamismo del sector...